Tres bandas sevillanas de folk sureño americano

Autor: Rey Romero || Fecha:   Rock, Sonidos

Sevilla cuenta con un rico panorama de rock and roll, dentro del cual destacan varias bandas cuyo sonido bebe de las raíces del folk americano de los estados del sur. Tres de ellas son My Yellowstone, JambalayaBand y Milkyway Express.

LOTB_MaxwellStJam

Sevilla, TX. El código ZIP podría ser tanto el elegido, de Texas, o LA, Luisiana o cualquier estado del polvoriento sur yanqui. Aquí la cosa va de desterrar los tópicos. Y, si podemos, ya de paso intercambiarlos. De quitarnos los faralaes –estigmas del olé que arsa–, los santos y la mitad de las musas de los creativos de la Cruzcampo. Al sur se viene a rocanrolear. El rock and roll de Sevilla es una de las cunas más talentosas y agitadas. No lo es desde hace tres días, lo es desde Silvio y Sacramento. Que entonces ya lo era desde los Smash, Triana o Imán. Que ni sabemos quién tuvo la idea de convertir una feria de ganado en santo y seña del folclore de la ciudad, ni tampoco quién se cogió un tren a la antigua estación de Plaza de Armas con la primera copia del Sticky Fingers que se escucharía cerca de La Giralda. Si bien en aquellas bandas pioneras aún se hacían notar nuestras raíces culturales, cierto es que fueron el paso para que hoy podamos hacer este trueque de distintivos. Tres grupos para sacar al tejano que llevamos dentro. O proponer al estado de Tennessee que el trato es el duende en el tablao por el aplomo en el escenario.

En el sur hay arte. Siempre la misma letanía. Sí, en más de un sur lo hay.

My Yellowstone

Precisamente de Nashville venía a visitar la Sala X recientemente el grupo Blackfoot Gypsy. A traer el rock sureño estadounidense, que pensarían los integrantes antes de encontrarse con el azote conocido como My Yellowstone. La banda del Aljarafe sevillano es pura actitud de rock de sombrero vaquero, tejanos y tacón cubano. Suenan a eso y suenan muy bien. La banda surgió de la unión de FJ Curra (guitarra) y Dani Kussa (voz) y su amor al folk-rock americano. Siempre espectacular en directo. Fuerte, enérgico, frenético. Acaba de salir su último disco, A new Accident, altamente recomendable si Bob Dylan o Neil Young han hecho más por tu educación que la tele, el colegio, la familia y los colegas de la plazoleta de tu barrio juntos. Rescatamos del cancionero de la banda el tema Dog in a circus, de su trabajo de 2013 Here&Now.

Jambalaya Band

Con nombre de plato típico de Luisiana, allí donde el río sureño por excelencia, con permiso del Guadalquivir, inspiró la obra de Muddy Waters y Lead Belly. Allí donde se come el arroz Jambalaya. Aquí no se encuentra uno bueno en ningún restaurante, que alguien levante la mano si lo tiene. Pero aquí Jambalaya no es plato, es band. Eso sí, de picante andan igual. Con formato clásico de ‘power trío’, el grupo no suena a ninguna otra formación de rock, de la misma manera que la gastronomía cajún no sabe a ninguna otra comida estadounidense. Su primer disco, publicado en 2015, consigue un sonido contundente, con riffs que reinventan los guitarrazos setenteros, acordes que recrudecen el folk y ritmos de bajo y batería que suenan como lo haría el hermano gordo del stoner al hablar. Quien no los conozca en directo podría decir que la producción y los instrumentos que complementan el sonido en estudio le echan una buena mano. Y no se dice aquí que no, pero en vivo es donde se demuestra que es un trío que crece del escenario al infinito en la austeridad del bajo, la guitarra y la batería. 100 % rock and roll sin especias. ¿Quieres probar un buen plato de Jambalaya del Misisipí en Sevilla? Pues haz paella y pon el disco.

The Milkyway Express

Todo un clásico de la escena sevillana. Nombre de referencia en el rock and roll hecho en nuestro sur con su folk importado de otro sur, del que refiere este artículo. La Milky, así, como la Creedence o la Velvet, apodo que denota que son una formación inconfundible, con artículo y acortado. Cosa de banda única. La formación sevillana lleva haciéndose un nombre desde más o menos 2004. Es rock sureño en actitud, estilo y fotografía. El PerroRosa (2014) fue la confirmación de un grupo con su propia idea de este estilo. Sin normas ni complejos al atreverse con la enésima versión de Cocaine Blues, que ellos rebautizaron como Hi Hi y que ya hicieran suya antes Billy Hugues, Johnny Cash, Cisco Houston y toda una retahíla de nombres que abrumarían a cualquiera. Pero aquí hablamos de huevos de rockero sureño. La Milky es, además, uno de los grupos paladines de la ruptura del escueto radio de actividad en el que históricamente se ha desarrollado el rock and roll sevillano, y que los más entendidos sabrán dónde nace. Este año ponen su nombre en el cartel de Azkena Rock, para darles la tarde a Daniel Romano, Blackberry Smoke o los mismísimos The Who.

Ahora que se te revela una parte negada del folk en nuestra ciudad, que la hemos importado, sí, pero no me jodan, tenemos un Burguer King en la esquina de Tetúan con Laraña y yo diría que el 80 % de su clientela se ha puesto alguna vez un capirote, una peineta o la corbata el viernes santo. Ahora puedes ver la comunión sureña. Bailamos bajo un sol abrasador. Comemos papas con choco en agosto, que es como meterle al picante en una cantina de El Paso. Los del norte no nos llevan la conversación y bebemos cantando en la rivera de un río largo. También en este sur tenemos quien toca la guitarra sabiendo que la vida tiene más sinsabores que verbenas. Que es más interesante una historia cuyo protagonista se rasca más cicatrices en la cara que monedas en el bolsillo, que jalear el tres por cuatro del romance de una noche en el Real. Aquí, el tacón cubano ya saluda al boto cuando nos cruzamos de piernas.

«Tenemos un Burguer King en la esquina de Tetúan con Laraña y yo diría que el 80 % de su clientela se ha puesto alguna vez un capirote, una peineta o la corbata el viernes santo»

Rey Romero

Autor: Rey Romero

Rey Romero tiene 11 artículos escritos.

Periodista cultural y gastronómico. Tres años al servicio de Su Majestad (Londres, Leeds). De sus cocinas, más bien. Rastreador del rock más comprometido. Del calificativo imposible.