Pérez-Reverte: “De hacer teatro me habría gustado hacer una obra exactamente así”

Autor: Pepe Iglesias || Fecha:   Destacadas, Teatro

Con la dirección de Antonio Álamo y la presencia en el escenario de Jordi Rebellón y Alberto Jiménez se estrena en los Teatros del Canal de Madrid el montaje 'El pintor de batallas', un espectáculo basado en la obra homónima de Arturo Pérez-Reverte: "El teatro es un mundo ajeno para mí, pero si hubiera querido escribir una obra de teatro me habría gustado hacer exactamente lo que ha hecho Antonio Álamo y su equipo. Me reconozco en sus palabras y en su teatro”. El montaje se presenta en Madrid avalado por cuatro candidaturas a los Premios Max. Hasta el 16 de abril en la cartelera madrileña.

Antonio Álamo dirige el montaje El pintor de batallas, un espectáculo basado en la novela homónima de Arturo Pérez-Reverte, que por primera vez ha cedido para el teatro los derechos de una de sus novelas. El espectáculo enfrenta en el escenario a dos espléndidos intérpretes, como Jordi Rebellón y Alberto Jiménez, que realizan un impecable y brillante trabajo gracias a los dos personajes de la novela, el pintor y fotógrafo de guerra Faulques y el superviviente Ivo Markovic, retratado por Faulques durante el asedio de Vukovar. 

El pintor de batallas es una obra sobre el ser humano, sobre las reglas de lo inevitable, sobre la memoria, sobre las heridas mortales de las guerras, sobre el recuerdo, sobre el amor y sobre las pérdidas. Durante más de veinte años, el autor Arturo Pérez-Reverte trabajó como reportero gráfico cubriendo las guerras y las miserias humanas. Reconocido por su trabajo, confiesa que no se sentía a gusto consigo mismo, “como profesional sí, pero no como persona”. Hacía su trabajo con gran eficacia profesional, era bueno, muy bueno… Pero lo hacía a costa de dejar atrás muchos muertos en las carreteras…

Ahora, la obra más personal y amarga de Arturo Pérez-Reverte se sube a los escenarios de Teatros del Canal de Madrid de la mano del director y dramaturgo Antonio Álamo, que firma la versión teatral de una la novela, una especie de ajuste de cuentas consigo mismo del autor, donde Pérez-Reverte quiso enterrar para siempre los fantasmas que regresaban cada noche a su memoria, esa gente a la que no pudo ayudar, personas a las que no pudo socorrer antes de morir, vidas que no pudo salvar. El pintor de batallas, en opinión de Pérez-reverte, es una obra sobre la naturaleza humana, sobre los horrores del ser humano, “pero también sobre la esperanza en la naturaleza humana. Creo que el ser humano es capaz de lo peor… pero también de lo mejor”.

“No podía evitar que esas frustraciones, que el ruido de los obuses o los llantos de los niños vinieran a verme cada noche… Y la forma egoísta que tuve de quitármelos de encima fue escribir esta novela para poder comprender las reglas de la naturaleza”, señala el autor de la novela, que ofrece una mirada “implacable sobre mi. Pero en ningún caso traté de homenajear a las víctimas ni pedir perdón. Yo no soy una ONG… Lo que quise es comprender las reglas de la naturaleza y sus terribles efectos; no quise saber por qué el iceberg se planta delante del Titanic o por qué el tsunami arrasa la isla, no se trataba de comprender por qué, sino las reglas de lo inevitable”.

Teatro

Es la primera vez que el escritor cede los derechos de una de sus novelas al teatro: “Por razones personales confiaba mucho en Antonio Álamo y estoy totalmente satisfecho con el resultado. Cuando asistí al estreno del montaje me quedé asombrado, había elegido exactamente lo que mejor define mi obra, habían reflejado exactamente a mis personajes… El teatro es un mundo ajeno para mí, pero si hubiera querido escribir una obra de teatro me habría gustado hacer exactamente lo que ha hecho Antonio Álamo y su equipo. Me reconozco en sus palabras y en su teatro”. El montaje, que permanecerá en la cartelera madrileña hasta el 16 de abril, cuenta con cuatro candidaturas a los Premios Max: Mejor espectáculo, Mejor adaptación, Mejor actor protagonista (Alberto Jiménez) y mejor producción privada.

Estrenado en octubre en el Teatro Calderón de Valladolid, El pintor de batallas no es solo una obra sobre las guerras, sino un abanico de temas interconectados que se despliega en ese “duelo a vida y muerte” entre el fotógrafo Faulques y su retratado Ivo Markovic: las heridas morales que la guerra deja en el ser humano, la pintura y la fotografía, la experiencia y su recuerdo, el silenciado dolor de las víctimas y sus impasibles testigos, víctimas y verdugos, el amor y su pérdida o las complejas y matemáticas combinaciones del tiempo y el azar.

Un hombre viene a matar a otro hombre. Las razones no están del todo claras. Sospechamos que para ninguno de los dos. Ante nuestros ojos despliegan razones, sentimientos y, sobre todo, batallas: historias de sangre, sudor, mierda e infinita crueldad. Historias de hombres, a fin de cuentas.

Además de la dirección, Antonio Álamo firma también la adaptación de la obra original, que se convierte en un apasionante espectáculo que se apoya en la gran interpretación de Jordi Rebellón y Alberto Jiménez, deslumbrados por un imponente mural vivo presente en la escena y que firma el artista murciano Ángel HaroCurt Allen Wilmer es el responsable de la escenografía y del vestuario, mientras que Miguel Ángel Camacho se encarga del diseño de iluminación y Marc Álvarez nos envuelve con su música y el espacio sonoro del montaje. Lo que Pérez-Reverte denominó como el “entorno extraordinario” para llegar allá donde no llegan las palabras.

El pintor de batallas, de Arturo Pérez-Reverte.
Dirige Antonio Álamo, con Jordi Rebellón y Alberto Jiménez Teatros del Canal
Teatros del Canal. Cea Bermúdez, 1
Fechas: Del 22 de marzo al 16 de abril de 2017 – Sala Verde
Horarios: Miércoles a viernes, 20.30 horas. Sábadoss, 19  h. y 21.30 horas. Domingos, 19 horas.
Funciones de teatro accesible: 8 (19 horas) y 9 abril
Precios: De 11,25 € a 23 €

Autor: Pepe Iglesias

Pepe Iglesias tiene 48 artículos escritos.

Especialista en Gestión de la Comunicación para Artes Escénicas y Música por la Universidad Complutense, aprendí a escribir en El Correo de Andalucía. Ahora me dedico al desarrollo de planes de comunicación y gestión de proyectos culturales (teatro, cine, flamenco…).