“El teatro se va a quedar en algo de las élites y eso es dramático”

Autor: Antonio Rincón-Cano || Fecha:   Destacadas, Escenas, Teatro

Iñigo Guardamino puede ser un nombre que no suene al gran público, sin embargo su trayectoria lo avala como uno de los dramaturgos actuales más activos y la calidad de sus textos le da el beneplácito de la crítica y buena parte del sector. Actualmente, tiene en escena la obra 'Castigo Ejemplar Yeah!', que se puede ver en los Teatros Luchana de Madrid, con una fantástica Natalia Díaz y con Rodrigo Saenz de Heredia en un personaje que le viene como anillo al dedo.

Premiado en 2012 con el Alas Minguez por su obra ‘El año que mi corazón se rompió’ y premiado por la Asociación de Autores de Teatro en 2014 por el texto ‘Londres, Londres,’ íñigo Guardamino acaba de publicar ‘Un resplandor en el cielo del norte’. Con esta obra la Fundación Autor (SGAE) lo seleccionó para participar en el III Laboratorio de Creación de Escritura Teatral. Además fue nominado como autor revelación en los Max del 2014 y Ediciones Antígona prepara la publicación de Solo con tu amor no es suficiente, por el que recibió el Premio Godoff al mejor autor teatral.

Actualmente tiene en los Teatros Luchana de Madrid la función ‘Castigo Ejemplar Yeah!’. Una comedia poco convencional, con tintes de humor negro, sin concesiones al público. Una mirada muy personal de nuestro mundo, de nuestra forma de vivir el mundo. Si algo tiene que tener un autor es un sello personal e intransferible y Guardamino lo tiene, como dramaturgo y como director. 90 minutos que pasan volando pero que te deja un poso horas después e incluso días, tras las carcajadas que se te escapa en la sala presenciando la historia bruta, en el mejor sentido de la palabra, de dos padres que quieren eliminar todas la pruebas posibles que existen para que su hijo no sea expulsado del internado en el que está matriculado. “Está muy bien cuando vas a ver una obra y no te olvidas de ella, por eso me hace ilusión que deje cierto poso. Uno hace teatro para que la gente se haga preguntas. No me gusta el teatro del blanco y el negro, de respuestas. Todo arte bueno tiene que hacerte pensar, plantearte las cosas”, afirma Guardamino, con el que estuvimos hablando de la función, del off, de los premios y de la vida.

SIETE REVUELTAS: La primera es fácil. ¿Cómo nace ‘Castigo Ejemplar Yeah’?

ÍÑIGO GUARDAMINO: Nació de un reto y una necesidad. Vacaciones en la inopia, (su función anterior) era una obra muy conceptual, complicada, dispersa, muchos personajes… quise hacer algo muy esencial. Tiempo real, dos actores, un espacio y la presión “atmosférica” de que todo tiene que salir como debe salir. Escribo mucho a partir de la reacción-acción, mirando adelante y proponiéndome retos.

7R: ¿Cuál crees que es la constante en su teatro?

I.G: No me paro y empiezo a pensar en eso. No puedo recrearme en eso. Si empiezas a analizar tu obra y ves que hay cosas que coinciden al final tú mismo te puedes cortar a la hora de escribir o intentar fomentar algo. Ahora que me lo preguntas, si es verdad que hay un universo con tintes de humor negro, pero muy esperanzador. El género que más me gusta es la comedia negra. Momentos en los que me divierto mucho hay gente que los ven con muy mal rollo. (Sonríe. Piensa.) Básicamente mis personajes suelen estar en situaciones difíciles. Son personas que están en el universo con fuerzas destructoras.

7R: ¿Tiene algún referente a la hora de escribir?

I.G: La música es muy importante. A veces las letras de las canciones son más importantes que otras cosas, las letras que hemos aprendido. Soy muy obsesivo con la música, pero también lo soy de la literatura, del cine y al final coges de todo un poco. Tengo referentes anglosajones del cine, los textos de Sarah Kane, soy muy fan de Ionesco… imagino que hay de todo un poco.

7R: Firma también la dirección. ¿Prefiere dirigir sus textos o que lo dirijan?

I.G: Hay de todo. Por una parte me gusta trabajar con los actores, pero por otro lado también me gusta ver qué ven los demás en lo que escribo. Uno escribe teatro y ya estás imaginando la puesta en escena. Es curioso… con Castigo Ejemplar Yeah! había compañeros que no la veían. ¿Cómo voy a hacer esto?, me decían y finalmente la obra sale. Lo que yo veo con mucha claridad, otros no lo ven tan claro. Al final uno dirige también sus propios textos por necesidad.

7R: Ha sido premiado como mejor dramaturgo en los Premios Godoff por ‘Solo con tu amor no es suficiente’. ¿Solo el off es suficiente para un dramaturgo?

I.G: (Sonríe.) Primero… El premio te hace ilusión, sobretodo por lo inesperado. Nominado junto a Alberto Conejero y Denise Despeyroux, no me lo esperaba. En el off lo pasamos mal, pero sarna con gusto no pica. Un reconocimiento es bonito. Apoya la trayectoria. Yo no creo que me vea en otra. Pero hay que seguir, seguir, seguir… ser constante. Y lo segundo (Ríe.) Nadie puede vivir del off. Ni los autores, ni los actores, ni la salas, ni siquiera las que hacen lo que se llama multiprogramación. Al menos ahora hay espacios como los Luchana donde la función puede crecer, porque no hay multiprogramación como tal, hay multisala. Pero caminamos hacia un sitio delicado. El problema de España es que en teatro hay mucha oferta, talento siempre ha habido, pero no hay tanta demanda. El teatro es muy irrelevante a nivel social.

7R: Creativamente estamos ante uno de los mejores momentos teatrales en España, pero los números no dan. ¿Cuál es la solución?

I.G: Hay que empezar desde abajo: educación, educación, educación… No hay pedagogía teatral. Los colegios van a ver un pestiño y los chicos no vuelve a ir mas al teatro porque no se lo han pasado bien. La cultura en este país no es importante. En otros países dedicarte a esto da prestigio. Aquí no se respeta a la gente que se dedica a la cultura. El teatro se va a quedar en algo de las élites y eso va a ser dramático y muy peligroso.

7R: ¿Tienen las instituciones que mirar más al off, a lo alternativo?

I.G: El circuito no institucional, o el no comercial, agudizas el ingenio. Nos lo tenemos que currar en las salas pequeña. Pero tener medios no es un crimen, si te dan medios puedes hacer mejor trabajo, aunque al final la esencia de la obra es el curro de los actores con el texto. En ese sentido no hay mucha diferencia entre un circuito y otro, lo que llega al público, llega. Ahora las instituciones están empezando a apoyar a autores vivos que venimos del “off”, ejemplo es ‘A 7 pasos del Quijote’ (Teatro Español de Madrid) y ‘Escritos en la Escena’ (CDN). Da cierta visibilidad, pero es poco. De momento con las instituciones hemos estado en las calles o en las salas pequeñas, ahora hace falta que pisemos las salas grandes.

7R. ¿Qué será lo próximo de Íñigo Guardamino?

I.G: Una obra sobre la vida. Sobre el sistema. Sobre la vida que llevamos.

7R: ¿Un sueño, un objetivo?

I.G: Trabajar. Al final todo se reduce en eso: poder trabajar haciendo lo que me gusta.

‘Castigo Ejemplar Yeah!’ se puede ver en los Teatros Luchana, con una fantástica Natalia Díaz y con Rodrigo Saenz de Heredia en un personaje que le viene como anillo al dedo. Todos los sábados de junio a las 20.30 horas.

Antonio Rincón-Cano

Autor: Antonio Rincón-Cano

Antonio Rincón-Cano tiene 12 artículos escritos.

Anne Bogart dijo: "Creo que la cultura es experiencia compartida y está en continuo movimiento". Pues me dedico a eso, a compartir experiencias y a ponerlas en movimiento en los teatros, en los medios, en las redes.