Celtas Cortos: trasatlánticos, hogueras y culos prietos

Autor: Quico Pérez-Ventana || Fecha:   Conversaciones, Destacadas, Magazine, Pop, Rock, Sonidos

Como treinta años no son nada –perdón, debe haber un millón de reseñas musicales que comiencen así, o quizá las demás tengan un veinte, no sé–, los Celtas Cortos celebran semejante efemérides en perfecto estado de revista. Ya no son tantos como antes, eso sí. La vida misma. Pero su receta celtoide y bullanguera aún escuece.

celtas-cortos-in-crescendoY he aquí que incluso gana lustre con toda una orquesta sinfónica a la espalda, la del Principado de Asturias (OSPA). Sí, como hicieron en su día Metallica, Kiss, Deep Purple o nuestros Barón Rojo. El resultado es In crescendo, un CD+DVD grabado en directo y con la banda vallisoletana en modo creciente. En su máximo esplendor, vaya.    

‘Paseando por la calle todo tiene igual color’, decían en aquella estremecedora Senda del tiempo. Definitivamente, la lírica traviesa y desvergonzada de los Celtas Cortos se impregna de otros tonos. Se aprecia en coplas clásicas como 20 de abril, Cuéntame un cuento, Tranquilo majete o Retales de una vida bajo tan deslumbrante ropaje. 

«Nos gusta definirnos como corredores de fondo. Nos sentimos muy afortunados de poder tener un sueño como realidad o la música como profesión, eso que vaya por delante», nos comenta el saxofonista Goyo Yeves. «Pero está claro que no todo es el glamur y el calor de las dos horas de un concierto, hay mucho por detrás y mucho por delante, y siempre vives en una inseguridad constante con respecto al futuro. Quizás eso nos hace estar siempre despiertos y atentos a nuevas ideas y proyectos. Es una profesión apasionante, sin duda».

«Acojonante». Así describe Goyo el sonido de su banda con toda una sinfónica detrás. «Es una sensación impresionante. Es de lo más que puedas sentir como músico. La sensación es que tu barca de repente se ha convertido en todo un trasatlántico con enormes motores que navega a toda vela. Un lujo para nosotros y una gozada para el oyente». ¿Miedo escénico? «Impresiona, sí, pero ahí estamos y tenemos que manejar el timón entre todos. Afortunadamente, para este tipo de eventos siempre hay ensayos previos fundamentales, no solo por lo artístico sino también por lo personal. Nos conocemos, nos miramos, nos reímos, nos equivocamos y así se conforma un todo de cara al concierto y a la unión de dos mundos tan aparentemente distanciados. Pero el culo lo sentíamos más prieto que en otras ocasiones».

«Hicimos muchos ensayos previos, pero ese día el culo lo sentíamos más prieto que en otras ocasiones»

¿Y cómo son los Celtas Cortos de 2017? «Son muchos años, muchos discos, muchos conciertos… De todo vas aprendiendo y sacando ideas. Eso es lo que intentamos reflejar en cada proyecto discográfico: un recorrido, un aprendizaje, colores diferentes, matices, ritmos. Afortunadamente nuestra propuesta musical nos permite adentrarnos en diferentes experimentos musicales. Nos consideramos un grupo de fusión en ese sentido, aunque obviamente con nuestro particular sello sonoro caracterizado sobre todo por la instrumentación que utilizamos».

Treinta años juntos. Con algún descanso, vale. La clave es «la amistad, el trabajo y la naturalidad». Y una parroquia fiel, claro. Fiel y revoltosa, cabría añadir. «Esa fusión musical se traduce luego en un público variopinto. Aunque sin duda muchas de nuestras canciones tienen un puño levantado al que se agarran muchos de nuestros seguidores. Es un orgullo y un privilegio poder llegar a un público tan variado y eso nos recarga las pilas continuamente». Lo harán –llegar a públicos variopintos– muy pronto, de hecho. «Este año, además de los conciertos eléctricos que vayan saliendo, haremos todo el repertorio de este In crescendo con orquestas o bandas sinfónicas que se presten a ello. Ya hay bastante demanda para ello. Así que en 2017 al que le apetezca escuchar este maravilloso experimento en directo va a tener unas cuantas oportunidades por todo el territorio nacional».

 «Muchas de nuestras canciones tienen un puño levantado al que se agarran nuestros seguidores»

Una mirada al camino recorrido. Un sentimiento de orgullo. «Creo que hemos sido capaces de mantener esta hoguera con llamas, con lo difícil que se ponen a veces las cosas a todos los niveles. Y hemos sido capaces de sentir que lo que hacemos sale del corazón y mucha gente lo recibe con esa naturalidad y honestidad que para mí siempre debe contener la expresión musical».

celtas-cortos

Autor: Quico Pérez-Ventana

Quico Pérez-Ventana tiene 11 artículos escritos.

Periodista andaluz de intereses etéreos y estrofas cabales. Docente universitario de redacción digital y netiqueta.