Eduardo Guerrero le baila a las mujeres de su vida

Autor: Pepe Iglesias || Fecha:   Destacadas, Flamenco

El bailaor gaditano Eduardo Guerrero, que acaba de recibir el Premio Lorca en la Categoría de Mejor Intérprete de danza flamenca de la Academia de las Artes Escénicas de Andalucía, le baila ahora a las mujeres de su vida en el Teatro Alhambra de Granda, donde participa el 15 de mayo dentro del ciclo Flamenco Viene del Sur con su espectáculo ‘Guerrero’, un montaje el que muestra una lucha sentimental alejada de la violencia a través del baile y el flamenco.

El bailaor gaditano se presenta en Granada una semana antes de participar en el ciclo flamenco del Teatro Real de Madrid (19 y 20 de mayo). Vanguardista y transgresor por naturaleza, Eduardo Guerrero (Cádiz, 1983)  articula esta creación a partir de la relación con las mujeres de su vida: ya sea su madre, sus maestras, sus amantes o sus amigas.… Y con ello se adentra en ese territorio límite en el que la sentimentalidad convive con la sensualidad pero supera ambas temperaturas vitales, hasta encontrar un puente entre géneros y sexos al que solemos llamar persona: “Se trata de una tensión sin traumas, de un combate interior, sin excesivos daños colaterales, más allá de la pasión y del compromiso con su propia querencia masculina”. 

«La mejor victoria es vencer sin combatir», afirma el viejo general chino y es lo que suele ocurrir en el teatro de operaciones del amor. Ese es el escenario elegido por el bailaor para poner en pie su nuevo espectáculo, que lleva su polisémico apellido y que sigue una trayectoria iniciada por ‘De Dolores’ o ‘El callejón de los pecados’.

Escena de ‘Guerrero’.

En la actualidad, el artista contemporáneo sigue triunfando en medio mundo y solo en los últimos meses ha recorrido con su gira países como Dubái, donde se celebró este pasado enero la Expo Dubái 2020, Bogotá, Nueva York, Miami, Chicago... Además, próximamente aterrizará con sus espectáculos en otros como Rumanía, Alemania o Francia. A esto, su gira internacional se combina con la nacional y en los próximos días le podremos ver en ciudades como Granada o Gijón, a las que le sumamos también el Teatro Real de Madrid, donde actuará los próximos 19 y 20 de mayo dentro del ciclo Flamenco Real. 

Sin duda, el bailaor está viviendo uno de los mejores momentos de su carrera. Con una estética actual, un profundo conocimiento de la esencia del flamenco, su talento, su físico y su gran carisma, conmueve y emociona, triunfando allá donde baila.

En el siglo cuarto antes de Cristo, el general Sun Tzu escribió un libro de estrategia militar que suele tener mucho éxito, en la actualidad, entre los yuppies y emprendedores. Se tituló ‘El arte de la guerra’ y algunas de sus enseñanzas pueden aplicarse a la madre de todas las batallas, que es la vida misma, el ámbito cotidiano de nuestras emociones: «Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro, puede leerse en él; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla». 

Guerrero

Ese es, en líneas generales, su pretexto, el de hacer de la guerra un arte. Sin embargo, su mejor ejército es él mismo, escoltado por el cante de Anabel Rivera, Samara Montáñez o May Fernández, pero con una munición musical de primera, la que aportan las guitarras de Javier Ibáñez y Juan José Alba, autores también de nuevas falsetas para un conjunto de armonías populares que presentan un larguísimo abanico de estilos: desde una saeta inicial a los cuplés de despedida, atravesando un amplio desfiladero de malagueñas, fandangos, rondeñas, granaínas, verdiales, bulerías por soleá, polos, nanas, seguiriyas, serranas, tangos, zambras y alegrías. Toda una antología interpretada con acento propio por un Guerrero vestido por Tere Torres. Esta nueva propuesta marcará, sin duda, un antes y un después en su trayectoria. Y, a su vez, se convierte en una alegoría de su propia concepción del mundo y del espectáculo, con un claro vencedor de esta epopeya: el baile flamenco. 

Eduardo Guerrero empezó a bailar en la escuela de Carmen Guerrero cuando tenía tan solo seis años. Fue allí donde empezó a construir los cimientos de su danza para pasar después a su desarrollo y formación en profundidad. Así pues, Guerrero se formó en el Conservatorio de Danza de Cádiz, donde estudió Danza Española, estudios que, posteriormente, amplió con formaciones en danza contemporánea y clásica.  

Eduardo Guerrero ha llevado el flamenco mucho más allá. Con un estilo vanguardista y unos espectáculos rupturistas y muy modernos, el gaditano ha conseguido posicionarse como uno de los bailaores de nuestro país más aclamados y admirados por la crítica y el público.  Con una larga trayectoria a sus espaldas, en 2011 el bailaor gaditano recibe el Primer Premio del Concurso Coreográfico de Conservatorios Profesionales con su coreografía ‘Mayo’. Es, a partir de entonces, cuando empieza su carrera en solitario con espectáculos que triunfan no solo en España, sino más allá de nuestras fronteras, llegando a países como México, Colombia  o EEUU. A este premio se le suman otros de gran prestigio como el Primer Premio de baile Desplante 2013, entre otros. 

Autor: Pepe Iglesias

Pepe Iglesias tiene 62 artículos escritos.

Especialista en Gestión de la Comunicación para Artes Escénicas y Música por la Universidad Complutense, aprendí a escribir en El Correo de Andalucía. Ahora me dedico al desarrollo de planes de comunicación y gestión de proyectos culturales (teatro, cine, flamenco…).